El Sermón del Monte

Empezamos el estudio de una de las partes más conocidas de la Biblia. Casi no hay persona culta, y seguramente no hay cristiano, que no conozca por lo menos parte de este famoso sermón. Algunas de sus enseñanzas están bien difundidas, aunque muy poco entendidas. Las bienaventuranzas, el Padre Nuestro, la exhortación de amar a los enemigos, la enseñanza sobre el matrimonio y el divorcio, y la designación del cristiano como la sal y la luz del mundo son ideas ampliamente conocidas.

Pero a pesar de ser muy conocido, todavía vale la pena estudiar cuidadosamente este sermón. Porque la verdad es que, con todo el conocimiento que hay acerca del sermón, esta parte de las Escrituras no es bien entendida. Esto se debe a dos razones. La primera es que la manera más usual de hacer referencia al Sermón del Monte (no podemos decir estudiarlo) es sacar algunas frases o porciones fuera de su contexto y explicarlas en una manera indebida porque la frase suena bonito. Esto es lo que con frecuencia se suele hacer. La segunda razón es que los eruditos han puesto el Sermón del Monte al servicio de su filosofía o su teología, en lugar de interpretarlo en relación con su intención original.

Los que hacen esto último también se dividen en dos campos. El primer campo se compone de aquellos que forman la escuela que (no muy correctamente) se llama “el evangelio social”. También se les ha puesto el nombre de “modernistas”. Interpretan el Sermón del Monte como un plan de mejoramiento humano que nada tiene que ver con el sacrificio vicario de Jesús. Su enfoque es algo sentimental y rechazan la teología “sangrienta”. Su filosofía es netamente humanista y su interpretación del Sermón del Monte dejaría sorprendido a Mateo, que nunca perdió de vista la cruz.

El segundo campo es el que lleva el nombre de “dispensacionalismo”. Los de esta escuela afirman que el Sermón del Monte no tiene que ver con los cristianos de hoy. Las enseñanzas del sermón, dicen, no son para los de la Iglesia, sino para el Reino. Afirman que nuestro Señor empezó a predicar el Reino y que el Sermón del Monte está relacionado con la inauguración de este Reino. Pero, por desgracia -continúan diciendo- los judíos no aceptaron esta enseñanza, y Jesús, por esta razón, no pudo establecer su Reino. Sostienen que Jesús, casi como un segundo plan, decidió iniciar la Iglesia transitoriamente, y que después de este paréntesis se iniciará otra vez el Reino con los judíos; Llegado ese momento, Jesús pondría en vigor las enseñanzas del Sermón del Monte, pues el sermón fue diseñado para la “era del Reino”. No es difícil notar cómo estas dos desviaciones hacen efectivamente que el Sermón del Monte sea poco entendido.

Sin embargo, hay algo correcto en las dos posturas. El énfasis sobre lo ético de los que abogan por el evangelio social es muy cierto. De la misma manera el énfasis de los dispensacionalistas en que el sermón trata del reino también es muy apropiado. Podemos juntar los dos énfasis y afirmar que el Sermón del Monte trata de la ética del Reino. Tal afirmación es correcta, pero no es completa. Al decir esto no hemos dicho todo sobre el Sermón del Monte. Tenemos que saber que no podemos cumplir, ni entender, la ética del sermón sin la redención en Jesucristo. Asimismo tenemos que entender que nosotros los cristianos tenemos que aplicar diariamente esta ética del Reino, porque somos ciudadanos del Reino, y el Reino ya es ahora.

(Podemos mencionar aquí que no despreciamos la obra que el Espíritu Santo hizo en expositores anteriores. No somos los primeros cristianos que estudian el Sermón del Monte; los que lo estudiaron antes nos pueden marcar el camino. Uno de los mejores estudios sobre el Sermón del Monte, escrito por David Martyn Lloyd-Jones, es publicado por T.E.L.L. Se puede conseguir en librerías evangélicas. Seguimos la interpretación ofrecida en esta obra. Solamente que no la podemos seguir muy de cerca porque tenemos que reducir dos gruesos tomos a unas cuantas lecciones. Pero, vale la pena conseguir la obra; es muy recomendable.)


INDICE

Lección 1:
Introducción………………………………………………………………………………………5
Lección 2:
Todas las cosas nuevas………………………………………………………………………8
Lección 3:
Un nuevo sistema de valores.
Las Bienaventuranzas I…………………………………………………………………….10
Lección 4:
Las Bienaventuranzas II……………………………………………………………………13
Lección 5:
Las Bienaventuranzas III…………………………………………………………………..16
Lección 6:
Una nueva relación con el mundo ……………………………………………………19
Lección 7:
Una nueva justicia.
Una nueva orientación hacia la ley………………………………………………….22
Lección 8:
Una nueva justicia.
Una nueva actitud hacia la humanidad…………………………………………..25
Lección 9:
Una nueva justicia.
Una nueva religiosidad I…………………………………………………………………28
Lección 10:
Una nueva justicia.
Una nueva religiosidad. La oración I………………………………………………32
Lección 11:
Una nueva justicia.
Una nueva religiosidad. La oración II……………………………………………..35
Lección 12:
Una nueva justicia.
Una nueva actitud hacia los bienes materiales……………………………….38
Lección 13:
Una nueva justicia.
Nuevas normas de justicia……………………………………………………………….41
Lección 14:
Nuevas instrucciones para entrar en el Reino.
Nuevas pautas ético-morales…………………………………………………………..44
Lección 15:
Nuevas instrucciones para entrar en el Reino.
Nueva apreciación de la Palabra………………………………………………………47

 

Anuncios
El Sermón del Monte

El evangelio de Juan

El inicio del estudio del Evangelio de Juan (podemos decir, “San Juan”) siempre es un evento especial. Es el Evangelio predilecto de muchos creyentes, y es muy atractivo también para los que todavía no lo son. Tiene un estilo muy especial, casi poético, fácil de leer, pero muy profundo en sentido, tal como suelen ser los escritos poéticos. El lenguaje mismo, y el empleo de este lenguaje, nos atraen y nos provocan cierto placer estético, casi siempre tenemos la sensación de que hay mucho más en sus palabras, mucho más de lo que captamos en una sola y superficial lectura.

Tal vez por la belleza y aparente sencillez del lenguaje, este Evangelio es el favorito de los que quieren comunicar las verdades del evangelio1 a otras personas. Esta selección siempre sorprende un poco, porque los que hemos leído este Evangelio ya varias veces, a través de varios años, sabemos de la profundidad de pensamiento en el libro. Pero, por otro lado, aun lo insondable de su enseñanza nos atrae. Sentimos, casi inconscientemente, lo significativo de lo que nos dice.

La riqueza y hondura, en sí mismas, nos motivan a poner atención a todo lo escrito en este evangelio. A veces tenemos que desglosar las frases y las palabras detenidamente, con mucho cuidado y atención para descubrir todo el sentido de las enseñanzas que se hallan subyacentes en este libro. Sin embargo, el esfuerzo está bien premiado, y salimos satisfechos de la tarea.

Las líneas que aquí escribimos no forman un “Comentario”, en el sentido técnico de la palabra. Hay muchos y buenos “Comentarios” sobre el Evangelio de Juan. Haremos referencia a algunos de ellos. Son estudios eruditos, completos y profundos. Casi todos son escritos por personas muy especializadas en sus conocimientos, en griego, en lingüística, pensamiento bíblico, historia, teología, etc.

Desafortunadamente no son tantos los publicados en español como los hay en otros idiomas. Sin embargo, tenemos por lo menos uno muy bueno en castellano. Este es el comentario de Guillermo Hendriksen, publicado por editorial “Desafio”. Es altamente recomendado, y será un buen compañero para estos estudios.

Estas lecciones son, más bien, ayuda para el lector. El autor piensa primordialmente en pequeños grupos de personas que estudian juntos el Evangelio de Juan. Se debe leer juntos, los que hacen el estudio, el texto del Evangelio de Juan, preferentemente la versión de 1960 de las “Sociedades Bíblicas en América Latina”.

El Evangelio de Juan tiene un aspecto muy diferente al el de los otros tres Evangelios. Los otros tres -Mateo, Marcos y Lucas- son muy semejantes entre sí. Por eso los llaman los Evangelios “sinópticos”, que quiere decir algo así como “del mismo punto de vista”. Los Evangelios “sinópticos” fueron escritos como una generación antes del Evangelio de Juan. El Evangelio de Juan, entonces, fue escrito para la segunda generación de cristianos, o para los que antes habían oído algo acerca del evangelio, de la historia de Jesús, y del movimiento que llevaba su nombre.

Por eso, Juan repite muy poco de lo que está en los otros Evangelios. Repite solamente algo de la crucifixión, muerte y resurrección de Jesús, y aun en estos casos presenta información nueva. Da por sentado que sus lectores hayan leído o, por lo menos, hayan oído algo de los otros evangelios. Las preguntas que responde son diferentes a las que atienden los otros evangelistas, ya que la gente hacía otras preguntas ahora acerca de Jesús y su ministerio. No es la primera vez que oyen mencionar su nombre. Los que leen o que oyen leer el Evangelio de Juan son muy diferentes a los que leyeron u oyeron leer los otros Evangelios.

El autor, el apóstol Juan, quien quizá era el más joven de los apóstoles, ya es mucho más viejo, pues es un hombre muy maduro. La primera generación de cristianos oyó el evangelio entre los años 30 y 40 AD, y cuando todos los discípulos empezaron su trabajo y eran relativamente jóvenes. Ahora Juan tendrá, tal vez, unos 80 años, y los primeros cristianos (que van a leer su libro) tendrán más o menos el mismo número de años. Después de pensar y reflexionar por una generación (unos 30 o más años), después de defender sus creencias fundadas en el evangelio por todo este tiempo, sus enfoques, sus convicciones y dudas serán diferentes. El Evangelio de Juan tendría que estar (como diríamos hoy en día) “sintonizado” en una frecuencia diferente.
Al mismo tiempo, no podemos leer (y entender) a Juan sin hacer referencia a los otros evangelios. La lectura de Juan presupone esto. Juan lo espera. Hace referencia constante a los otros Evangelios.


INDICE

Lección 1: Introducción y Prólogo ………………………………………………………………5
Lección 2: Prólogo Segunda Parte ……………………………………………………………..8
Lección 3: Testimonio de Juan el Bautizador …………………………………………….11
Lección 4: El bautizo de Jesús y el llamamiento a sus discípulos ……………….13
Lección 5: La conversión del agua en vino ………………………………………………..16
Lección 6: La purificación del templo ……………………………………………………….19
Lección 7: El templo & Jesús y Nicodemo ………………………………………………….22
Lección 8: Jesús y Nicodemo Segunda Parte ……………………………………………..25
Lección 9: Jesús y Nicodemo Tercera Parte ……………………………………………….29
Lección 10: Jesús y Nicodemo Cuarta Parte & Discurso final de Juan ………..32
Lección 11: Los dos maestros- La mujer samaritana ………………………………..35
Lección 12: La samaritana ………………………………………………………………………..38
Lección 13: El oficial del rey ………………………………………………………………………41
Lección 14: El paralítico ……………………………………………………………………………44
Lección 15: Jesús y el Padre ……………………………………………………………………….47
Lección 16: Identificación de Jesús ……………………………………………………………51
Lección 17: Alimentación de 5000 ……………………………………………………………53
Lección 18: La obra de Dios ……………………………………………………………………..57
Lección 19: El pan del cielo ………………………………………………………………………60
Lección 20: El pan de vida ……………………………………………………………………….63
Lección 21: El pan de vida II …………………………………………………………………….65
Lección 22: La dura palabra espiritual ……………………………………………………68
Lección 23: Jesús regresa a Judea …………………………………………………………….71
Lección 24: Saber juzgar ………………………………………………………………………….74
Lección 25: El juicio de la mujer adúltera ………………………………………………..77
Lección 26: Yo soy ……………………………………………………………………………………80
Lección 27: La libertad y la Palabra …………………………………………………………83
Lección 28: Jesús le da la vista a un ciego ………………………………………………..86
Lección 29: El juicio del ciego y el verdadero Pastor ………………………………..89
Lección 30: Jesús y el Padre son uno mismo y la muerte de Lázaro …………92
Lección 31: El lamento por Lázaro ……………………………………………………………95
Lección 32: Resurrección de Lázaro y acuerdo para matar a Jesús …………..98
Lección 33: María perfuma los pies de Jesús y el temor de los fariseos …….101
Lección 34: La entrada en Jerusalén ………………………………………………………..103
Lección 35: La hora de Jesús …………………………………………………………………….107
Lección 36: Jesús lava los pies de sus discípulos ……………………………………….110
Lección 37: Jesús se despide de sus discípulos …………………………………………..113
Lección 38: El discurso de despedida de Jesús (I) ……………………………………..115
Lección 39: El discurso de despedida de Jesús (II)……………………………………..118
Lección 40: El discurso de despedida de Jesús (III) ……………………………………121
Lección 41: El discurso de despedida de Jesús (IV) …………………………………….124
Lección 42: La entrega voluntaria de Jesús ………………………………………………128
Lección 43: El juicio de Jesús (I) ………………………………………………………………..131
Lección 44: El juicio de Jesús (II) ………………………………………………………………134
Lección 45: La crucifixión …………………………………………………………………………137
Lección 46: La resurrección ………………………………………………………………………140
Lección 47: Jesús se muestra a sus discípulos ……………………………………………144
Lección 48: El ministerio apostólico …………………………………………………………147

El evangelio de Juan

30 Doctrinas esenciales del cristianismo

Debido a que el autor de estas líneas ha pasado más de medio siglo en la docencia, casi todos sus escritos tienen cierto estilo académico. Este libro no es una excepción. Fue escrito para circunstancias pedagógicas. Casi todos los escritos del autor fueron producidos como materiales didácticos para las clases que él mismo impartía, o como material que otros maestros, muchas veces ex-alumnos del autor, pudieran usar al impartir sus clases. Por eso, el formato subyacente del libro está en la forma que el lector encontrará: son lecciones.

Los capítulos fueron empleados como lecciones. Fueron escritas para que el maestro las estudiara y luego volviera a leerlas junto con sus alumnos, y luego conversara con ellos sobre estos asuntos. Las lecciones dan por sentado la presencia del maestro como guía en la consideración de estos asuntos. También las lecciones dan por sentado las horas de estudio, de parte del maestro, en la preparación para impartir el estudio.

El libro trata de doctrinas. Se consideran como doctrinas esenciales; esto es esenciales para la fe cristiana. No hay fe sin doctrinas, ya que, si vamos a creer tenemos creer algo, y lo que creemos está en función de la doctrina. Toda fe implica una doctrina; la fe cristiana implica una doctrina cristiana. La fe cristiana no es simplemente lo que creemos los cristianos (como lo dijo Friederich Schleiermacher, quien tuvo mucha influencia en la formación teología del autor de estas líneas en los primeros años de sus estudios académicos en teología) sino la formulación de esas doctrinas, en relación con su fuente en la revelación de Dios, en su Palabra. La fe cristiana es la fe que formula sus doctrinas en base a claras enseñanzas de la Biblia, la Palabra de Dios.

Lo que hay aquí no es la totalidad de la fe cristiana; más bien son las doctrinas que consideramos “esenciales”, es decir, sin ellas la fe no es la fe cristiana. (Se habla de esto en la primera lección, el primer capítulo.) Sin embargo, no queremos estudiar ninguna doctrina aparte de su relación con las otras doctrinas, o separada de ellas. En otros escritos tratamos de este tema, pero es importante saber que la teología no es simplemente estudiar las distintas doctrinas en cierto orden, sino que en ellas se refleje el “sistema de verdad” revelado en la Biblia. (También se trata este tema en el primer capítulo.)

El autor mismo no expuso las lecciones que forman la base de este libro. Las lecciones fueron escritas para la clase de adultos en la Iglesia Presbiteriana “Berith”. No es una clase ni común ni corriente. Los alumnos de esta clase, en su mayoría, han estudiado ya con este maestro por varios años. Habían estudiado porciones bíblicas y temas doctrinales, básicamente escritos por este mismo autor. Son entre 40 ó 50 personas que han mostrado un persistente interés en temas, tanto bíblicos como doctrinales, y con una preparación en su fe y una comprensión de ella, por encima del promedio normal de los miembros de una iglesia. Hay en la clase amas de casa, empleadas y empleados de diversos trabajos, técnicos y comerciantes, muchos profesionistas y algunos doctores y las diversas disciplinas académicas. La clase siempre ha estado abierta a preguntas y opiniones.

Aquí presentamos la obra. Es una obra de equipo. Esperamos que sirva de la misma manera que las primeras lecciones, como la base esencial de nuestra fe cristiana, y para la Gloria de Dios.

Gerald Nyenhuis H


INDICE

Lección 1:
La idea de doctrinas esenciales………………………………………7
Lección 2:
El Dios que habla…………………………………………………………..10
Lección 3:
La tri-unidad de Dios…………………………………………………….13
Lección 4:
La Creación……………………………………………………………………16
Lección 5:
Jesús, El Cristo………………………………………………………………..19
Lección 6:
La imagen de Dios…………………………………………………………22
Lección 7:
La semejanza de Dios……………………………………………………25
Lección 8:
No como se debe ser: el pecado……………………………………..28
Lección 9:
La caída………………………………………………………………………..31
Lección 10:
La depravación total…………………………………………………….35
Lección 11:
Inspiración e infalibilidad……………………………………………38
Lección 12:
Las excelencias de la Biblia………………………………………….40
Lección 13:
La obra del Espíritu Santo…………………………………………….47
Lección 14:
La regeneración……………………………………………………………52
Lección 15:
La conversión………………………………………………………………..54
Lección 16:
La justificación………………………………………………………………56
Lección 17:
La adopción………………………………………………………………….61
Lección 18:
La santificación y la santidad I……………………………………..67
Lección 19:
La glorificación……………………………………………………………..75
Lección 20:
El pueblo de Dios…………………………………………………………..78
Lección 21:
El Reino de Cristo………………………………………………………….80
Lección 22:
La iglesia de Cristo……………………………………………………….86
Lección 23:
Los sacramentos…………………………………………………………..91
Lección 24:
La historia (“mientras”)……………………………………………..105
Lección 25:
El pacto………………………………………………………………………..108
Lección 26:
La vida eterna en el mundo presente…………………………..111
Lección 27:
Los signos de los tiempos……………………………………………..114
Lección 28:
La segunda venida de Cristo………………………………………..123
Lección 29:
El juicio final………………………………………………………………..126
Lección 30:
La tierra nueva (“y los cielos nuevos”)…………………………130

30 Doctrinas esenciales del cristianismo

El Dios que alabamos

Las lecciones que están reunidas en este libro fueron escritas hace más de veinte años. Se emplearon primeramente en una clase para adultos en la Iglesia “Berith” y en otras iglesias. Luego se quedaron guardadas en un disquete de computadora.

En base a estas lecciones, pero con algunos cambios, sobre todo en la forma y organización, el autor escribió un libro de texto para las clases de FLET (en 1990), y en 1999 una segunda edición fue publicada, también con ligeros cambios en la redacción y la forma.

En otras clases el autor hizo mención de algunas diferencias en la organización de la materia diciendo que le gustaban más algunos puntos de las lecciones originales que en los libros publicados después. Esto es fácil de entender, pues las lecciones tuvieron un enfoque más pastoral y los libros un enfoque más académico. Algunos alumnos entonces pidieron copias de las lecciones originales. Se les concedió su petición.

Las lecciones fueron revisadas y pocos (muy pocos) cambios fueron hechos y solamente en puntos de redacción y para aclarar algunas expresiones.

En general, están idénticas con las lecciones escritas e impartidas originalmente. El contenido de las lecciones es muy similar al de los libros, pero por la organización y expresión no son las mismas. Los temas tratados son los mismos y, sin duda, el estilo y expresión del autor siguen igual, como en todos sus libros.

Es la convicción del autor que tanto nuestras oraciones como nuestra alabanza son orientadas y gobernadas por nuestro concepto de Dios. El concepto que rige en nuestras oraciones se aplica también a nuestra alabanza, entonces, para alabar a Dios, tal como Él quiere que le alabemos, tenemos que conocerlo. Por eso estudiamos El Dios que alabamos.

El autor expresa su gratitud a su esposa, Francisca, por su apoyo amoroso y constante, en este esfuerzo.

Gerald Nyenhuis Hendrichse


INDICE

Lección 1:
El Dios conocido………………………………………………………………6
Lección 2:
Para conocer al Incomprehensible…………………………………10
Lección 3:
Atributo: Algo que se conoce de Dios……………………………..15
Lección 4:
Los Atributos de Dios……………………………………………………..21
Lección 5:
Ecos de Dios en nosotros: Atributos comunicables…………27
Lección 6:
Ecos de Dios en nosotros: Atributos comunicables II………31
Lección 7:
Los nombres de Dios………………………………………………………37
Lección 8:
El Dios Trino………………………………………………………………….43
Lección 9:
Hacia un correcto acercamiento a la Trinidad……………….47
Lección 10:
Retrato de la Trinidad en las Escrituras………………………..52
Lección 11:
El Dios creador………………………………………………………………59
Lección 12:
El concepto de Dios creador en nuestro entendimiento..65
Lección 13:
El Dios de la providencia………………………………………………70
Lección 14:
El Dios del reino, ángeles y milagros…………………………….76
Lección 15:
El Dios a quien Oramos………………………………………………..82

El Dios que alabamos

Lo que creemos los cristianos

“Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van. La práctica debe ser edificada sobre una buena teoría”.
Leonardo Da Vinci

“Lo que creemos los cristianos” es un libro teórico y, por lo tanto, un libro muy práctico. Es fruto de más de cincuenta años de estudio teórico y de práctica misionera y pastoral. Durante esos años el autor ha laborado en México, Estados Unidos y Europa como maestro, pastor, misionero, evangelista, conferencista, formador de pastores, formador de estudiantes e investigadores universitarios. Debido pues a su amplia trayectoria como comunicador del evangelio, el autor logra combinar profundidad con sencillez. A la vez que el texto exhibe contenidos intelectuales hermenéuticos de análisis literario y teológico serios, contiene aplicaciones prácticas de la enseñanza bíblica a la vida del cristiano.

“Lo que creemos los cristianos” Contiene las doctrinas fundamentales de la fe cristiana organizadas en forma de lecciones de estudio. En cierta forma, las lecciones siguen la estructura de la Biblia pues empiezan con el Génesis, el origen de las doctrinas cristianas, mismo que se encuentra en la Palabra de Dios, en su revelación especial, y terminan con la doctrina de la escatología, las últimas cosas, el Apocalipsis. A través de sus 86 lecciones, el libro ofrece un panorama completo y suficiente de los contenidos básicos de la fe cristiana según se encuentran revelados en la Biblia.

Uno de los principios guiadores del libro “Lo que creemos los cristianos” es su base bíblica, el texto escrito. El libro se fundamenta en la revelación especial de Dios escrita en la Biblia, dada tanto en el Nuevo como en el Antiguo Testamento pues el libro es de teología bíblica. Punto especial merece la correcta definición etimológica de religión, que atinadamente la lección 2 refiere al latín re ligere, cuyo significado es volver a leer, meditar en textos; y no es correcto relacionar, como a veces se ha sugerido, la etimología de religión con re ligare, pensando que la religión es un religar con Dios, restaurar la liga con Él. Como el autor dice, la palabra religare nos da “religación”, no religión. En el libro se medita en los textos, se analizan y se interpretan para así formular los principios doctrinales de la fe cristiana.

El otro principio del libro “Lo que creemos los cristianos” es su enfoque práctico en el sentido de que aborda las necesidades doctrinales actuales. El libro clarifica aspectos doctrinales difíciles que incluso han provocado conflictos entre los cristianos, tales como el bautismo de los niños, el requisito de autoexamen en la santa cena, la participación de los niños en la santa cena, el sentido ecuménico de la Iglesia. Es decir, el libro no tiene contenidos balanceados. Las lecciones son más abundantes en las áreas donde el autor desea dar mayor énfasis. Pero el libro no se ocupa en debatir posturas sino que presenta el contenido de los textos bíblicos, los explica y los interpreta a la luz de la Biblia misma recurriendo cuando es necesario a los idiomas originales hebreo y griego.

Las áreas que reciben mayor atención son la Eclesiología y la Escatología. De las 86 lecciones, 29 son dedicadas a la doctrina sobre la Iglesia y 21 a la doctrina de las últimas cosas. Sobre todo el énfasis está en clarificar la doctrina de la Iglesia como cuerpo de Cristo, la comunidad de los creyentes. Especial atención se da al tema de la doctrina del gobierno de la Iglesia, donde Cristo es el rey quien gobierna a su Iglesia a través de los oficiales, según el modelo revelado en la Biblia. También se analiza el tema de los sacramentos y se explica el modo del bautismo y el por qué se deben bautizar los niños de padres creyentes como miembros del pacto de gracia. Pero también se explica por qué no se deben admitir los niños en la santa cena.

El tema de la escatología ocupa 21 lecciones. El tema del milenio es explicado con profundidad en tres lecciones. Se explica el concepto de milenio según se encuentra en las Escrituras, en el contexto correcto dentro de la enseñanza perteneciente a la doctrina de la segunda venida de Cristo y no como un tópico aislado. Luego el autor aborda el tema del rapto. El autor señala que “el tema del rapto debe ser estudiado aunque la Biblia no lo enseña” (cursivas mías). En la lección 82 el autor procede a ofrecer una exégesis cuidadosa del texto bíblico en I Tesalonicenses 4:14-5:11 para mostrar cuál es el sentido del texto según el original griego y en el contexto de la enseñanza del apóstol Pablo sobre la segunda venida de Cristo.

Sin duda el libro “Lo que creemos los cristianos” traerá bendición a la Iglesia de Cristo, la comunidad de los creyentes. En sus páginas se presentan las doctrinas básicas de la fe cristiana para que los cristianos podamos meditar en ellas, pero cada lección tiene una lectura de los pasajes bíblicos correspondientes al tema, de modo que cada lección va junto con el texto bíblico. De esta manera el lector puede meditar en la Palabra para conocer a Dios y así disfrutar de la comunión con Él. A fin de cuentas el propósito del libro es “dar unidad a nuestra fe cristiana para verla como un sistema completo de verdades para que nuestra fe sea más inteligente y firme. Que así sea.

Sarai Castro Corona
Cuernavaca Morelos 22 noviembre 2012


INDICE

Lección 1: La Biblia……………………………………………………………………………………7
Lección 2: La Religión………………………………………………………………………………10
Lección 3: La Inspiración………………………………………………………………………….13
Lección 4: Las perfecciones de la Biblia……………………………………………………16
Lección 5: Los nombres de Dios en el Antiguo Testamento………………………20
Lección 6: Los nombres de Dios en el Nuevo Testamento………………………..23
Lección 7: La Trinidad……………………………………………………………………………..26
Lección 8: Los atributos incomunicables de Dios – I………………………………..29
Lección 9: Los atributos comunicables de Dios – II…………………………………..32
Lección 10: Las obras de Dios: la Creación………………………………………………..35
Lección 11: Las obras de Dios: la Providencia……………………………………………39
Lección 12: La Providencia (A)…………………………………………………………………42
Lección 13: La Antropología…………………………………………………………………….45
Lección 14: La rebelión del ser humano…………………………………………………..48
Lección 15: La depravación total………………………………………………………………51
Lección 16: El Pacto: un compromiso por palabara………………………………….53
Lección 17: La Encarnación……………………………………………………………………..57
Lección 18: Los nombres de Cristo I………………………………………………………..60
Lección 19: Los nombres de Cristo II……………………………………………………….62
Lección 20: Los nombres de Cristo III……………………………………………………..65
Lección 21: La obediencia de Jesucristo…………………………………………………..68
Lección 22: Cristo como Mediador………………………………………………………….71
Lección 23: Los estados de Cristo……………………………………………………………74
Lección 24: La Soteriología – I……………………………………………………………….77
Lección 25: Vocabulario de la Soteriología – II……………………………………….80
Lección 26: Ordo Salutis…………………………………………………………………………83
Lección 27: La obra del Espíritu Santo……………………………………………………86
Lección 28: La Gracia……………………………………………………………………………..89
Lección 29: La Gracia común………………………………………………………………….92
Lección 30: La Justificación…………………………………………………………………….95
Lección 31: La Santificación……………………………………………………………………98
Lección 32: La Conversión………………………………………………………………………101
Lección 33: La Fe……………………………………………………………………………………103
Lección 34: La perseverancia de los Santos……………………………………………106
Lección 35: Eclesiología: la doctrina de la Iglesia………………………………….109
Lección 36: La naturaleza de la Iglesia………………………………………………….112
Lección 37: Características de la Iglesia…………………………………………………115
Lección 38: Los atributos de la Iglesia……………………………………………………118
Lección 39: Las marcas de la Iglesia………………………………………………………122
Lección 40: El gobierno de la Iglesia……………………………………………………..124
Lección 41: Modelo bíblico de gobierno de la Iglesia……………………………..128
Lección 42: El oficio, y el oficial, de la Iglesia…………………………………………131
Lección 43: El oficio de creyente…………………………………………………………….133
Lección 44: Los oficios especiales en la Iglesia………………………………………135
Lección 45: El oficio de anciano docente o pastor………………………………….138
Lección 46: El anciano gobernante……………………………………………………….141
Lección 47: El oficio de diácono…………………………………………………………….143
Lección 48: La elección de oficiales……………………………………………………….146
Lección 49: El culto de adoración…………………………………………………………..149
Lección 50: Los medios de gracia……………………………………………………………152
Lección 51: La predicación de la Palabra como medio de gracia…………….155
Lección 52: Los sacramentos como medio de gracia………………………………158
Lección 53: Los sacramentos…………………………………………………………………..161
Lección 54: El sacramento de el bautismo………………………………………………164
Lección 55: El modo del bautismo…………………………………………………………..168
Lección 56: Quiénes pueden recibir el bautismo……………………………………..171
Lección 57: El bautismo de los niños es una ordenanza de Dios……………..174
Lección 58: El bautismo de los niños del Pacto………………………………………..176
Lección 59: La eficacia del bautismo……………………………………………………….179
Lección 60: El sacramento de la santa cena……………………………………………182
Lección 61: La presencia espiritual de Cristo en la santa cena…………………185
Lección 62: El participante en el sacramento de la santa cena……………….188
Lección 63: El sentido “ecuménico” de la Iglesia……………………………………191
Lección 64: La autoridad de la Iglesia……………………………………………………194
Lección 65: La escatología………………………………………………………………………197
Lección 66: La vigencia de la Biblia para el estudio de la escatología…….200
Lección 67: La escatología inaugurada…………………………………………………..203
Lección 68: La escatología individual……………………………………………………..206
Lección 69: La gracia de Dios en relación con los niños………………………….209
Lección 70: El estado intermedio…………………………………………………………….212
Lección 71: El estado intermedio de los creyentes…………………………………..216
Lección 72: La resurrección del cuerpo, y el estado final………………………..219
Lección 73: Los creyentes, y la tierra nueva…………………………………………….222
Lección 74: La escatología general…………………………………………………………224
Lección 75: La segunda venida de Cristo………………………………………………..228
Lección 76: Señales de la segunda venida de Cristo – I…………………………..232
Lección 77: Señales de la segunda venida de Cristo – II………………………….235
Lección 78: El milenio – I………………………………………………………………………..238
Lección 79: El milenio – II……………………………………………………………………….242
Lección 80: El milenio – III……………………………………………………………………..245
Lección 81: El juicio final…………………………………………………………………………249
Lección 82: ¿El rapto?………………………………………………………………………………252
Lección 83: El día del Señor………………………………………………………………………256
Lección 84: El nuevo gran planeta Tierra – I……………………………………………259
Lección 85: El nuevo gran planeta Tierra – II…………………………………………..262
Lección 86: La nueva Tierra…………………………………………………………………….265

Creemos en el Reino de Cristo………………………………………………………………….270
Ensayo bibliográfico sobre libros de Teología Sistemática………………………273

Lo que creemos los cristianos

La iglesia local

Empezamos hoy una nueva serie de lecciones. Debido a que una de nuestras tareas como Iglesia es la de ser iglesia, debemos saber lo que es la Iglesia. La Biblia contiene mucha información sobre el asunto y en base a ella los teólogos han escrito muchos y gruesos tomos sobre la Iglesia. Y, desde luego, muchos de ellos son dignos de ser leídos.  En estas lecciones no vamos hacer un estudio tan profundo, ni pretendemos hacer un estudio exhaustivo del tema. Vamos a hablar solamente de la Iglesia local, o sea, la manifestación de la Iglesia en sus congregaciones particulares, a fin de que podamos poner en práctica lo que aprendamos.

La base de nuestro estudio, desde luego, es la Biblia. Lo que ella nos dice es la autoridad máxima, ya que es la Palabra de Dios. Dios mismo nos habla y nos instruye en ella. Como Iglesia Presbiteriana hemos dicho que creemos que los credos que hemos adoptado como nuestros –o sea, los credos ecuménicos (Apostólico, Niceno, Atanasio) y los credos de la Reforma religiosa del siglo XVI, especialmente los Catecismos de Westminster y de Heidelberg y la Confesión de Fe de Westminster– resumen correctamente las enseñanzas de las Escrituras, y, aunque no están al mismo nivel que la Biblia ni son del mismo valor, son dignos de guiar nuestro pensamiento. Usamos también la Constitución de la Iglesia Presbiteriana, que es un convenio entre Iglesias de cómo nos vamos a gobernar. Representa el concepto presbiteriano del gobierno de la Iglesia. Es precisamente un convenio; no tiene la autoridad de la Biblia, ni aun la de los Credos, pero sí representa nuestra solemne palabra que hemos empeñado en convenio con otras Iglesias. Representa la experiencia de la historia y la sabiduría de nuestros hermanos. La tenemos que tomar en serio.


INDICE

Lección 1: La manifestación de la Iglesia en
sus congregaciones particulares
……………………………………………………………………………………….5
Lección 2: La Iglesia de Antioquía
……………………………………………………………………………………….9
Lección 3: Los miembros de la iglesia local
……………………………………………………………………………………….12
Lección 4: El compañerismo cristiano
……………………………………………………………………………………….16
Lección 5: La práctica del amor cristiano
……………………………………………………………………………………….20
Lección 6: La iglesia como una organización
……………………………………………………………………………………….24
Lección 7: El modelo presbiteriano del gobierno
de la iglesia
……………………………………………………………………………………….28
Lección 8: La autoridad es de Cristo
……………………………………………………………………………………….32
Lección 9: Una manifestación de la Iglesia
es la iglesia local
……………………………………………………………………………………….36
Lección 10: La visión cósmica de la iglesia
……………………………………………………………………………………….40
Lección 11: La iglesia como un organismo
……………………………………………………………………………………….44
Lección 12: El Espíritu Santo llena la Iglesia
……………………………………………………………………………………….48
Lección 13: El auto sostén de la iglesia
……………………………………………………………………………………….52
Lección 14: Las ofrendas y el diezmo
……………………………………………………………………………………….56
Lección 15: La historia del diezmo
……………………………………………………………………………………….60
Lección 16: Las metas del ministerio de la iglesia local
……………………………………………………………………………………….64
Lección 17: Los medios del ministerio de la iglesia local
……………………………………………………………………………………….68
Lección 18: Las bases del ministerio de la iglesia local
……………………………………………………………………………………….72

La iglesia local

Yo sé y estoy seguro

Desde su institución y a lo largo de los siglos, la fe y la iglesia cristianas se han fundamentado en el conocimiento de las verdades contenidas en la Revelación de Dios, es decir, en la Escritura. Este es un hecho que aún en nuestros tiempos sigue vigente y que en el futuro no habrá de variar.

El centro de la Revelación es el propio ser de Dios y las ordenanzas de su creación. El hombre en este contexto tiene un papel que cumplir a fin de agradar a su Creador y vivir armónicamente en su entorno. Conocer el ser de Dios profundamente es lo que en última instancia nos permite darnos a nosotros mismos y al resto de las cosas el valor apropiado; igualmente este conocimiento es un requisito indispensable para cualquiera que tenga el deseo de alabar a Dios, pues es imposible para la conciencia humana relacionarse con aquello que no conoce y mucho menos alabarle. Dios exige de nosotros un culto racional y para ello requerimos orientar nuestro pensamiento conforme a los lineamientos que Dios mismo provee. Este libro es una introducción de dichos lineamientos y características reveladas que Dios mismo se atribuye en su Palabra.

Este libro contiene resumidos los aspectos básicos de la fe cristiana y la manera en la que nos vinculan en iglesia. Cada uno de dichos  principios se encuentra expresado de forma pedagógica, es decir, como lecciones que permiten asimilar progresivamente su contenido apegándose fielmente al mensaje de las Escrituras.

La publicación atiende a la responsabilidad que tenemos de difundir la sana doctrina que durante más de 50 años nuestro pastor Gerald Nyenhuis cultivó bajo los lineamientos de la tradición reformada en estricto apego a los documentos Bíblicos.


INDICE

Lección 1:
¿Qué es la fe?………………………………………………………………..7
Lección 2:
Revelación e Inspiración………………………………………………10
Lección 3:
Religión y fe…………………………………………………………………..15
Lección 4:
Creer y saber…………………………………………………………………20
Lección 5:
Creer y saber II………………………………………………………………25
Lección 6:
Creer y saber III……………………………………………………………..30
Lección 7:
Las marcas de la iglesia…………………………………………………35
Lección 8:
La organización de la iglesia…………………………………………..40
Lección 9:
El compromiso del creyente………………………………………….45
Lección 10:
La iglesia con la que haces tu compromiso………………….50
Lección 11:
La iglesia con la que haces tu compromiso II ………………56
Lección 12:
La iglesia con la que haces tu compromiso III………………61

Yo sé y estoy seguro